cursos de ingles en bogota

Page 2 of 19

La capacidad de la mente humana

Los pensamientos son productos elaborados por la mente que pueden estar relacionados al intelecto o abstracciones de la imaginación. Te invitamos a conocer más de sus extraordinarias funciónes.

En nuestro diario vivir, siempre nos preguntamos nosotros como seres humanos ¿de dónde venimos? ¿Qué nos trajo al mundo y qué nos hace ser completamente humanos? La importancia de cada ser en la tierra es fundamental para crear cambios, novedades, descubrimientos, estudios y un sinfín de cosas que hacen que hagamos parte de la sociedad y nos definamos como seres humanos. Cada uno de nosotros tenemos un propósito en la vida, una meta a donde llegar y un sueño que cumplir, eso complementa la razón del porqué estoy aquí y cuál es mi función con el mundo. Siempre se ha sabido que el humano ha tenido la capacidad de poder organizar y razonar sus haceres cotidianos, de comunicarse manteniendo un lenguaje universal que lo haga vivir en armonía llevándolo a vivir en sociedad y en convivencia. También tiene el poder de reflexionar sobre lo que ha sido su vida y proyectarla hacia un futuro, teniendo un gran poder de trasformación ya sea individual o colectivo que lo rodea. Por ejemplo el preguntarse el origen de todas las cosas, qué lo trajo al mundo, cuál es su propósito y demás, son factores que dieron paso al pensamiento filosófico.

René Descartes, uno de los filósofos más reconocidos mundialmente es considerado como el iniciador de la filosofía racionalista moderna por su planteamiento y resolución del problema, al hallar un fundamento del conocimiento que garantice su certeza. Dentro de sus investigaciones realizó el “Discurso del Método” en 1837, donde quería mostrarle al mundo su proyecto de elaborar una doctrina basada en principios nuevos donde presencian todas las enseñanzas filosóficas que el adquirió, menciona temas de la existencia del ser humano, la realización de las matemáticas que no se aplicaban a investigaciones reales de la vida, el inicio de la geometría, entre otros, que nos exponen una idea de la nueva filosofía racionalista y ciencia moderna de la época. Dentro de sus estudios, Descartes nota que ya nada era como su imaginación se lo decía, sino que todo era real, la naturaleza, los animales, las matemáticas y hasta en sí el mismo ser humano, por eso se pudo evidenciar, que el ser humano puede llegar a dudar de todo, pero no puede dudar de sus dudas, y como dudar es pensar, no podemos dudar de qué pensamos.

De aquí surgió que el pensamiento es nuestra primera certidumbre, que nos lleva a la certeza de nuestra existencia: “Pienso, luego existo”. El ser existe al menos como cosa pensante y razonable. La existencia del pensamiento es un concepto claro y distinto, una verdad evidente que sirve como punto de partida para la evolución humana. Dios es el ser perfecto que ha puesto en nuestro pensamiento la idea de perfección, de aquí es que podemos responder todas esas inquietudes de quienes somos, por qué vinimos, a dónde vamos. El método que propuso René, para todas las ciencias y disciplinas, consiste en descomponer los problemas complejos en partes progresivamente más sencillas hasta encontrar sus elementos básicos, que le darán la razón al pensamiento.

Por otro lado, Tomas Willis, Médico inglés profesor en la Universidad de Oxford, estudió en especial el sistema nervioso y dio nombre a diversas estructuras anatómicas. Estableció una clasificación de los nervios craneales, que estuvo en vigor durante más de un siglo describiendo la circulación cerebral. Entre sus principales obras se destaca “La Anatomía del cerebro”, en la que se evidencia que el cerebro es el centro de nuestros movimientos voluntarios y cómo mediante de él pensamos y existimos. El cerebro es el que da todas las órdenes al organismo, alguna de ellas para movernos y otras para tomar razón de nuestros comportamientos y decisiones, todo depende de nuestro pensamiento y el control que tengamos sobre este.

Nosotros los humanos, somos apasionados y entregadas que viven como si no existiera un mañana, nuestro comportamiento es el producto del entorno que nos rodea, aprendido de nuestras experiencias, adquirimos fácil los conocimientos científicos para crear cambios en nuestro planeta y más allá para seguir evolucionando como seres humanos. Primero necesitamos tener un cerebro para llevar a cabo nuestros pensamientos y empezar a actuar, por eso es que el dicho de René es verídico en el trascurso de nuestras actividades cotidianas. Somos el producto de nuestros genes y ambiente, de numerosas interacciones diarias y la búsqueda para entender la esencia de nuestra procedencia, traemos consigo descubrimientos científicos que nos hacen evidenciar que cada día hay ciencia en nuestro vivir al igual que en el ser humano.

Cuando un bebé es traído al mundo, empieza a ver todo lo que lo rodea adquiriendo conocimiento de lo que ve, escucha y siente, la ciencia en sí misma se va produciendo genéticamente llevándonos a un mundo real. Esta es el mayor esfuerzo colectivo que la humanidad ha emprendido desde sus antepasados.

¿Cuál es el secreto de la felicidad?

¿Qué es la felicidad? Se ha relacionado a esta sensación el  hedonismo, la compañía de los seres queridos y trabajar en lo que nos gusta; esto es acertado pero la razón va más allá.

La psicología contemporánea ha definido estrategias para que los seres humanos alcancemos mayores niveles de bienestar que faciliten nuestro paso por la vida. La búsqueda de la felicidad debió obsesionar al hombre desde sus inicios como ser vivo con cerebro desarrollado y al hacerse preguntas sobre su situación en el mundo, llegó a reflexionar largamente sobre la felicidad, la tristeza y su significado.

Se sabe que la felicidad no puede ser permanente, entre otras cosas porque no podríamos diferenciarla de otros estados de ánimo; sin embargo, según psicólogos si se puede obtener un bienestar emocional de base que nos permita afrontar la vida de la mejor manera. Hoy en día podemos adquirir aparatos electrónicos con múltiples funciones, tenemos sistemas de educación, salud y transporte; no obstante, estudios sobre el nivel de felicidad en las poblaciones ha demostrado que estos factores externos no influyen decididamente en el bienestar de los individuos.

En general no somos más felices ahora que hace 50 años, no son necesariamente más felices los habitantes de los países adinerados que los de bajos recursos. Tradicionalmente se concibe la felicidad con tener más salud, dinero y amor, los últimos estudios en psicología demuestran que los dos primeros factores no son determinantes para obtener una mayor satisfacción. En cambio, la clave principal de la felicidad es el amor, ya que este trasciende obstaculos y deseos egoístas, llevándolos a un estado de ánimo pleno.

Psicología positiva

A finales de los años 90’s un grupo de prestigiosos psicólogos estadounidenses, liderados por Martin Seligman, Ex director de la Asociación Americana de Psicología, decidieron dar un viraje a las investigaciones de las que se ocupaba su disciplina. Anteriormente los psicólogos se preocupaban por analizar la depresión y otros estados mentales que perjudicaban la vida funcional de los individuos, pero ellos decidieron complementar esto con estudios sobre los factores que proporcionan mayor felicidad a las personas. A esta rama se le denominó “Psicología positiva”.

Seligman estableció tres elementos en los que se puede descomponer el concepto de felicidad, el primero es “La vida de placer” la que nos hace reír y nos genera satisfacción inmediata. 
Al segundo lo llamó “La vida comprometida”, esto tiene que ver con la atención y la pasión que se le dedica a las actividades del día a día, al trabajo, a las relaciones familiares y de amistad, etc. 
El tercero, “El sentido de la vida”, tiene que ver con los ideales que van más allá del bienestar individual como buscar la solución al problema de la miseria en el mundo, encontrando la cura para enfermedades terminales, entre otros.

Estos psicólogos concluyeron que el primer elemento no es suficiente para vivir con una satisfacción duradera, los llamados “Placeres mundanos”, como ver televisión o salir a comprar ropa, nos dan una satisfacción inmediata pero nos dejan con la sensación de querer más. Cuando obtenemos un objeto material no nos sentimos satisfechos, al igual que los niños cuando les das un juguete, ya que se cansan pronto de el y quieren sustituirlo.

Los psicólogos actuales le llaman a esto la “Rueda del hedonismo”, porque los individuos después de obtener dinero o placer se adaptan y siempre desean más. El segundo elemento nos genera una especie de sensación de plenitud constante, el fijar toda la atención en lo que se está haciendo en el presente, nos desconecta de las preocupaciones que normalmente residen en el pasado o en el futuro.

Si estamos concentrados plenamente en lo que estamos haciendo en el momento, en el trabajo, con la familia, etc., obtendremos una sensación de bienestar más duradera que está más allá del placer inmediato.

 

Paraíso en la tierra

Los parques naturales de Estados Unidos, con sus majestuosos paisajes, muestran un mundo lleno de maravillas.

La madre tierra nos ha sorprendido desde hace miles de años con cada una de sus creaciones, proporcionándole a todo ser viviente condiciones para su subsistencia, pues su riqueza natural siempre ha sido dirigida a los seres vivos. De continente a continente las maravillas naturales son el mejor regalo que jamás nadie ha podido darle al hombre. En esta oportunidad, vale la pena resaltar los estupendos parques naturales de una de las regiones con mayor presencia de personas, Los Estado Unidos; siendo este un país con una economía estable y muy buenas condiciones de vida.

El mundo americano ha sido consiente de la importancia de preservar la vida vegetal y animal, puesto que se hacen ver no solo por su condición de hegemonía internacional sino también por sus bellísimos lugares por visitar. Ejemplo de ello, es el Parque Nacional Olímpico, reconocido por ser uno de los más majestuosos de Norte América. Este cuenta con atracciones naturales tales como picos de nevados, playas y hasta bosques tropicales. Es así, como en algunas zonas de la costa hay presencia de grandes rocas, lo cual da un toque diferencial al sitio, aclarando que debido a su densa vegetación es difícil el acceso al lugar; sin embargo, esta misma condición hace que sea extrema y llamativa su visita, las personas pueden planear acampar, hacer montañismo, caminatas ecológicas o simplemente apreciar la belleza de la creación de la madre tierra.

Por otro lado, en el Parque Nacional de los Glaciares se encuentran selvas vírgenes, junto con montañas escarpadas y llamativos lagos; vale la pena señalar que sus senderos hacen que su visita sea más amena y pacífica, los cantos de las aves, son esa compañía que se desea en momentos de descanso. Además de ser un lugar de magia y adrenalina, las condiciones hacen saber a los visitantes la historia de los indios americanos, su mitología y tradición. Es así, como los guardabosques son los anfitriones al mostrar la majestuosidad del lugar, como su paisaje montañoso, variedad de árboles, aves y vegetación en general.

En Estados Unidos, además de selvas y montañas también existen desiertos naturales, tal como lo demuestra el parque natural Death Valley o Valle de la Muerte, donde se percibe el punto más bajo del nivel del mar, convirtiéndose en uno de los lugares más cálidos no solo de Norteamérica sino también del mundo. La diversidad ambiental en todas las regiones de Estados Unidos ha atraído la mirada de muchas personas, es por eso que este país es uno de los receptores de turistas más grande del mundo. El parque nacional de Grand Teton, ofrece a sus visitantes la visualización de unos de los ecosistemas más preservados hasta ahora, así como la diversidad en flora y fauna, la cual ha existido desde tiempos remotos. La variedad de aves, peces y especies mamíferas hacen del lugar un sitio de armonía con el medio ambiente, los turistas pueden disfrutar de los extraordinarios paisajes, de amaneceres, atardeceres e innumerables secretos que guarda la selva. Además, la zona se presta para la práctica del deporte como el montañismo, caminata y pesca, aclarando que la brisa de la montaña hace de un destino diferente para compartir con amigos o familia.

Así mismo, en Arizona, el Estado localizado al suroeste del país en referencia, se encuentra el Grand Canyon National Park o el Gran Cañón del Colorado, es uno de los parques con mayor importancia del mundo, puesto que sus paisajes son únicos e inigualables; el gran cañón colorado está envuelto de magia y encanto, pues de su territorio agrietado y de color rojizo se escurren quebradas, formándose de este modo laberintos de cañones y fisuras nunca antes vistas. Las mesetas y las torres hechas naturalmente, son parte de la maravillosa creación arquitectónica de la madre tierra. Estar en este lugar, es como estar cogiendo el cielo con las manos, ya que la variedad de tonalidades semejantes, a medida que cambia el ángulo de la posición del sol, van tomando un ceñimiento diferente. Estos paisajes son uno de los más espectaculares del mundo, es por eso que el Gran Cañón Colorado, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1973 por la UNESCO.

Por otro lado, el Parque Nacional del Lago del Cráter, es característico por poseer un intenso color azul, resaltando a su alrededor la nieve de la montaña, en la mitad de este, hay una isla donde la vegetación es la principal característica. El lago está acompañado por riscos de lava, entre 150 y 610 mts de elevación sobre la superficie del agua, lo cual adorna el paisaje y hace que el visitante se enamore del lugar.

Es la madre tierra la autora de cada detalle y cada maravilla, ella brinda a los seres vivientes todos los recursos para sobrevivir, es por ello, que en uno de los artículos de la declaración universal de los derechos de la madre tierra se señala: “todos los seres humanos son responsables de respetar y vivir en armonía con la madre tierra” propósito que plantea e incentiva a cuidar y preservar este regalo tan grande que nos une.

El Paraíso Colombia

Conocido como el río de los cinco colores es un lugar mágico, un paraíso, su ambiente transmite tranquilidad, paz y relajación. Está situado en la serranía de la Macarena-Meta, ubicada en el pie del monte andino en la selva amazónica, punto de encuentro de los ecosistemas andino, amazónico y orinocense. Llegar por tierra o agua, es una gran aventura y apreciar el paisaje en el camino es toda una maravilla. El río Guayabero, llamado así por el grupo indígena “Los Guayaberos” es la vía principal para llegar a Caño Cristales, Caño Cristalitos, El Mirador, entre otros, prácticamente es el puente hacia el centro turístico de la zona que con su luminosidad atrapa y enriquece. Este río es la fuente principal que abastece de agua a la población Macarenense, allí desembocan los ríos Caño Yarumales, Corrientoso, Cabre y Ceiba que atraviesan la sierra de Norte a Sur. 

Además del Caño Cristales que también desemboca allí. La travesía se inicia por el Mirador, un atardecer allí te hace perder en la inmensidad, el agua que lo rodea es como un espejo, donde el sol pinta inimaginables colores que juegan con las formas de la naturaleza y los sonidos de las aves son música que acompañan la belleza del paisaje. En fin, este lugar es un privilegio que el mundo nos ha brindado para disfrutar y recorrer, siempre alentando nuestro sentido de pertenencia ante semejante esplendor.

Luego de una caminata no muy extensa encontrarás el “Caño Cristalitos”, llamado así por su tamaño pequeño y parecido al Caño Cristales; pero no opaca su gran atractivo, su agua es igual de cristalina y colorida, con ella nos podemos refrescar en el trayecto y a su vez anticipar la hermosura con la que nos vamos a encontrar. Otro de los sitios que rumbo al Caño no podemos dejar de visitar es La “Laguna del Silencio”, su principal atributo es la serenidad que lo acompaña, la selva que lo abraza da vigor a el paso de sus aguas turbias y la fauna que allí habita complementa su solemne grandeza. Ya en Caño Cristales verás el encanto, sus aguas cristalinas se embellecen con una hermosa planta que solo se encuentra en Colombia, esta es una planta acuática llamada “Macarenia o Ninfa de las aguas” siendo la única especie que crece en el caño.

Sus colores son vivos de diversa tonalidad, como: verde, rojo, amarillo, rosado y morado que con el color del cielo, las algas, el tono de las rocas y el cauce del río forman un arcoíris casi irreal. La Ninfa de las aguas se convierte una alfombra de colores vivos conocida como “El Tapete”, donde los turistas pueden vivir un glorioso momento interactuando con la naturaleza, pues las aguas poco profundas posibilitan acariciarla. Por ese mismo costado del Caño, está un puente donde la tribu “Los Guayaberos” hicieron leyendas, las mismas que perfeccionan esa historia distintiva de la Macarena; es “El Puente Natural de Piedra” un punto rodeado de variedad de vegetación que por sí misma sustenta el paisaje a su alrededor.

La Macarena ha pasado por varias situaciones que han puesto en riesgo su existencia (conflicto armado, efectos del clima, falta de apoyo, etc.), temas que al pasar el tiempo se han venido superando gracias a la misma comunidad e instituciones que llevan a cabo proyectos sociales y ambientales. Esto ha logrado que el Caño Cristales permanezca, que la cultura Macarenense se consolide como su protectora y que nosotros como turistas pongamos en alto sus valores culturales y naturales haciendo de Colombia en el mundo un lugar de admirar.

Turismo para renovar el alma

Con sus 2.625 metros de altitud marca la diferencia, por ello es llamada “El balcón de los Andes”, sus edificaciones modernas, zonas ejecutivas y parte histórica, hacen una combinación perfecta con los paisajes y cerros (Monserrate y Guadalupe) que lo rodean. Sus mañanas frías, acompañadas de bufandas, gorros, guantes y un buen café colombiano, se convierten en un despertar maravilloso para todos los que residen en esta hermosa ciudad y al salir el sol, todo se fortalece, la visión como metrópoli, sitio turístico, de negocios o estudios da color a las calles con los rostros alegres de todo aquel que vive Bogotá.

Como la urbe más grande del país, abre las puertas a todos los colombianos y extranjeros que la visitan. ¿Y por qué no comenzar recorriendo las calles empedradas de la Candelaria? Lugar que aún conserva su estilo colonial, por lo tanto, ha sido declarado “Interés histórico y cultural”, acreditándose de teatros (García Márquez, La Candelaria, el tecal, entre otros). Museos acoplados en casonas de gran antigüedad (Casa del florero, Museo literario Caro y Cuervo, Casa de la moneda, Museo militar), catedrales (Primada de Bogotá, San Francisco de Asis) y en la actualidad con edificaciones de estructura moderna al igual que las universidades El Externado, La Gran Colombia, Autónoma de Colombia, La Salle, El Rosario, entre otras, son los que les dan  alegría viva a la ciudad.

Actualmente en la capital del país, encontrarás más de cuarenta museos ubicados en diferentes lugares; en la zona central descubrirás el Museo de la Ciencia y el Juego, realizando actividades, siendo el único interactivo, científico y tecnológico. El Museo Exposición El Hombre, busca rescatar los valores, la identidad cultural y el respeto a la vida, teniendo un espacio para la información, presentación mediante audiovisual y charlas que serán asesoradas por un guía. Los amantes a la lectura se pueden acercar al Museo literario Caro y Cuervo, donde observarán todo tipo de texto poético, narrativo, crítico y argumentativo, convirtiéndose en una experiencia única para todos los ciudadanos. Dentro de la casa de la moneda, se encuentra ubicada la Colección de Arte del Banco de la República, inaugurada en el año 1957, cuenta con más de 5.000 obras representativas de artistas colombianos, latinoamericanos y europeos.

Con el pasar de los años esta galería ha tenido un diferente montaje de colección, en el que por medio de cinco curadurías independientes, se exhiben más de 800 piezas de 250 artistas diferentes, elaboradas entre el siglo XV y la primera década del siglo XXI. Todas las nuevas piezas se encuentran expuestas en las 16 salas del Museo de Arte del Banco de la República, algunas de manera temporal otras permanente, mostrando variedad en cuanto a pintura, cultura, fotografía, etc.

El Museo de Botero siendo un lugar famoso para visitar en la ciudad, se destaca por las obras de un famoso pintor, escultor y dibujante, llamado Fernando Botero, quien realiza piezas de mujeres desnudas, corpulentas, trabajadas en lápiz sobre papel, óleo sobre lienzo, lápices de colores, acuarela, esculturas en bronce y mármol, rompiendo el esquema de la tradicionalidad siendo obras únicas. Además de ser una ciudad cultural, también puedes disfrutar de entretenimiento extremo visitando parques como: Cici Aquapark, Mundo Aventura, Salitre Mágico, con montañas rusas, barcos piratas y un sinfín de actividades pasando un momento agradable con tu familia y/o amigos, teniendo una jornada llena de diversión y mucha adrenalina.

Si quieres tener un plan tranquilo, te recomendamos una salida por el Jardín Botánico José Celestino Mutis, observando las más de 20.000 plantas exóticas que existen en el país, El Parque Simón Bolívar, llamado el “Pulmón de la ciudad” será una buena opción para un aire más natural y educativo. El Parque Timiza ubicado en la localidad de Kennedy, reconocido por sus prados, vegetación y un lago inmenso que le da vida y armonía para hacer ejercicio o ir en familia; y otros sitios para que puedas pasar un rato agradable y apreciar la naturaleza que hay dentro de Bogotá Distrito Capital. Por otro lado, si eres fanático de la comida, hallarás restaurantes en la zona T, G, Usaquén, 116, donde podrás admirar el buen sabor de los platos típicos de Bogotá y demás regiones del país.

Entre ellos, el ajiaco, sancocho, bandeja paisa, tamal, pastelerías, cafeterías y más, que juegan un papel fundamental en la estadía diaria de la ciudad, por eso si visitas la capital, vivirás una experiencia única que te sacará de la rutina y te dejará lleno de expectativas que te enamorarán de este hermoso lugar.

Los encantos de Choachí Cundinamarca

El municipio de Choachí, se encuentra ubicado al Oriente de Cundinamarca, a 1 hora de Bogotá
(38 Kilómetros) saliendo por los cerros Monserrate y Guadalupe.

El término correcto para nombrar este territorio es “Chiguachi”, nombre nativo que con el paso del tiempo y su uso respectivo, sufrió una transformación conociéndose hoy en día como Choachi. El lugar es demasiado bello y el significado de su nombre no se queda atrás. Como el idioma cundinamarqués es monosilábico, cada sílaba transmite una idea diferente, es decir; que Chi-gua-chi se traduce: “Nuestro Monte Luna”, expresión Chibcha describiendo su pueblo expresivamente.

Es distinguido por ser un lugar paradisiaco, natural y por ofrecer una variedad de climas que permiten el cultivo de productos de clima templado (café, plátano, cítricos) y clima frío (papa, maíz) favoreciendo la actividad agropecuaria a la que se dedica gran parte de sus habitantes, además de prometer un ecoturismo sensacional. A pesar de estar tan cerca de la ciudad, es de admirar que todavía se conserve esa cultura campesina tradicional. Los chiguanos, acogen a todo aquel que va de visita con hospitalidad enamorando con sus tradiciones, brindando lo mejor de sí para que se desconecten del caos de la ciudad gozando de los paisajes y espacios coloniales en caminatas donde se puede conocer la historia, su gente, gastronomía, progresos, etc… Está rodeado de páramos, bosques, cascadas, ríos; equilibrio perfecto para el descanso y la aventura.

Aventura que se puede llevar a cabo en el parque “La Chorrera”, ubicado en la vereda La Palma, allí te ofrecen todo tipo de plan si eres deportista extremo o si vas en familia. En este parque existen dos cascadas: “La Chorrera” con la caída más alta de Colombia (590 Mts), sus aguas provienen del páramo Cruz Verde y está rodeada por un bosque de niebla; la otra cascada es la “Chiflón”, con una caída de 55 Mts donde se pueden realizar deportes extremos como: rapel o torrentismo que es una variación de rapel de mayor adrenalina. Pero, si lo que quieres es disfrutar de los paisajes, lo puedes hacer en caminata o cabalgata por los cerros, en la que te dirigen a unos miradores magníficos donde se aprecia la majestuosidad del paisaje que ofrece la naturaleza; o si eres de los que le gusta contemplar una noche bajo las estrellas, el parque también cuenta con zona de camping frente a una caída de agua, siendo un sitio seguro y agradable para el turista.

Sobre el páramo cruz verde exactamente en el predio Verjón, Tanavistá; se encuentra el Parque Ecológico Matarredonda, su fauna la representa el conejo de monte, el borujo, armadillo, entre otros, y su fauna la compone el frailejón y el espeletia, planta que contiene propiedades medicinales para dificultades respiratorias. En Matarredonda, nacen importantes fuentes de agua que luego conforman quebradas y ríos como el Teusacá, Palmar, San Cristóbal y otros, por lo que se considera una importante fábrica de agua denominada por los aborígenes como “Kavintuca”. En este lugar cada gota va creando pequeños yacimientos de agua que al acumularse en los declives del terreno se convierten en reserva y fuente vital para el municipio de Choachi.

Otro de los atractivos de Choachi son los termales de Santa Mónica, fuentes de agua natural termal de origen tectónico con 70°C que se adaptan para ser soportables por el cuerpo. Es un encuentro natural, ecológico y terapéutico medicinal, pues gracias al alto contenido de azufre que contienen las aguas son recomendadas para las personas con artritis u otras enfermedades, logrando un bienestar importante dando relajación en las personas que sufren de estrés. La tierra de muiscas “Nuestro Monte Luna”, tiene como objetivo promover la educación en la que se ha obtenido un gran progreso y la cultura mediante proyectos sociales apoyados por la alcaldía y la misma comunidad; en la casa de la cultura Germán Pardo García “Patrimonio cultural” se realizan talleres de teatro, música, danza, entre otros, donde todas aquellas costumbres de los chiguanos son foco de enseñanza tanto para las nuevas generaciones como para los turistas que viven su cultura.

En su oferta gastronómica encontramos platos típicos como (conejo, picada, morcilla, frutas cosechadas) y de otras regiones nacionales e internacionales (platos suizos e italianos), que le dan variedad y originalidad. Por eso como dicen, en la variedad está el placer y Choachi abre sus puertas a todo aquel que desee saborear y disfrutar de su riqueza natural y gentil.

Page 2 of 19